Violencia hacia las mujeres, niñas y adolescentes

Ponencia de la Dra. Pilar Rassa Parra en el

III ECUENTRO DE MAESTRAS Y I DE MUJERES TRABAJADORAS

 

MARCO CONCEPTUAL.-El sistema patriarcal subordina a las mujeres, las discrimina, y como resultado del ejercicio de poder, encontramos violencias de diferentes tipos que se presentan en diferentes ámbitos del quehacer humano, en lo familiar, laboral, educativo, político; y, es especialmente sensible en el ámbito de la pareja, de lo intrafamiliar. La Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra mujer, "Convención de Belém Do Pará", en su artículo 1, señala que debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado.mujer violencia

Esta Convención, suscrita por el Ecuador, en su artículo 7 señala que los Estados Partes, condenan todas las formas de violencia contra la mujer y convienen en adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar dicha violencia y en llevar a cabo entre otras cosas, incluir en su legislación interna normas penales, civiles y administrativas, así como las de otra naturaleza que sean necesarias para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer y adoptar las medidas administrativas apropiadas que sean del caso. La Constitución de la República del Ecuador, garantiza a las personas una vida libre de violencia en el ámbito público y privado, disponiendo que el Estado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar toda forma de violencia, en especial la ejercida contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad y contra toda persona en situación de desventaja o vulnerabilidad; idénticas medidas se tomarán contra la violencia, la esclavitud y la explotación sexual.

La Violencia de género contra las mujeres, niñas y adolescentes es y ha sido uno de los principales problemas que afecta a la sociedad ecuatoriana sin respetar edad, sexo, clase social, sino que se da en todas los estamentos de la sociedad, tanto en el ámbito urbano como en el rural. La violencia contra las mujeres siempre ha estado presente, es una práctica que sobrevive por la vigencia de los patrones socioculturales en las personas, especialmente los hombres. Los resultados de la Primera Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres demuestran claramente hasta qué punto leyes y mecanismos institucionales han fracasado en su intento de erradicar estas violencias. Más adelante veremos algunas de estas cifras.

Se debe entender que para erradicar las violencias contra las mujeres, no basta con la denuncia, la coacción, la punición ni llenar las cárceles y centros de rehabilitación de hombres y personas que violentan los derechos de las mujeres y de la sociedad en general, se requiere fundamentalmente de una política de prevención que convierta a la eliminación de la violencia hacia las mujeres en un objetivo nacional y en una política de Estado que implique todo un proyecto legislativo en todos los niveles de gobierno, nacional y local, y de políticas públicas intersectoriales, interrelacionadas que hagan del derecho a una vida libre de violencias, una realidad, generándose una cultura institucional y social de NO tolerancia hacia la violencia de género ejercida contra las mujeres, niñas y adolescentes.

Una de las formas de violencia que al momentono se reconoce en nuestra legislación, es la política. La existencia de este tipo de violencia no es desconocida, lo cual no quiere decir que sea aceptada, por lo cual es necesario prevenir, sancionar, remediar las consecuencias dañosas y erradicar, toda forma de discriminación, acoso o violencia que limite o impida el libre goce y ejercicio de los derechos políticos de las mujeres.

El 10 de septiembre de 2007, el gobierno nacional expidió el Decreto 620 que declara como política de Estado la erradicación de la violencia de género desde la niñez y para implementar esa política pública se elaboró un plan que permita “generar e implantar acciones y medidas, que incluyen mecanismos de coordinación y articulación interinstitucional en todos los niveles del Estado”. Si bien el plan para la erradicación de la violencia ha representado el inicio para un cambio a nivel nacional en relación con la violencia de género, es importante que la implementación de una política pública sea permanente; los esfuerzos invertidos en campañas, talleres, capacitaciones, etc, no pueden ser para un determinado momento, pues se corre el riesgo que esta política pública quede en una mera declaración y requiere además ir acompañada de una legislación que permita prevenir, erradicar y sancionar cualquier tipo de violencias contra mujeres, niñas y adolescentes y para ello es de fundamental importancia trabajar participativamente una ley Integral para la Prevención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

MARCO CONSTITUCIONAL

La Constitución de la República del Ecuador, garantiza a las personas una vida libre de violencia en el ámbito público y privado. Disponiendo que el Estado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar toda forma de violencia, en especial la ejercida contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad y contra toda persona en situación de desventaja o vulnerabilidad; idénticas medidas se tomarán contra la violencia, la esclavitud y la explotación sexual.

Veamos algunas disposiciones constitucionales que tratan sobre violencia:

En el Art. 19, se prohíbe la emisión de publicidad que induzca a la violencia, la discriminación, el racismo, la toxicomanía, el sexismo, la intolerancia religiosa o política y toda aquella que atente contra los derechos.

En el Art. 35, se dispone que recibirán atención prioritaria y especializada en los ámbitos público y privado, entre otras las víctimas de violencia doméstica y sexual, maltrato infantil.

El Art. 36, señala que las personas adultas mayores recibirán atención prioritaria y especializada en los ámbitos público y privado, entre otros ámbitos en la protección contra la violencia y en el Art. 38 se dispone que el Estado establecerá políticas públicas y programas, entre otros para la Protección y atención contra todo tipo de violencia, maltrato, explotación sexual o de cualquier otra índole, o negligencia que provoque tales situaciones.

De igual manera de acuerdo a lo dispuesto en el Art. 46, el Estado adoptará, entre otras, las siguientes medidas que aseguren a las niñas, niños y adolescentes, entre otros, la protección y atención contra todo tipo de violencia, maltrato, explotación sexual o de cualquier otra índole, o contra la negligencia que provoque tales situaciones.

En el Art. 66, se reconoce y garantizará a las personas, el derecho a la integridad personal, que incluye Una vida libre de violencia en el ámbito público y privado. El Estado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar toda forma de violencia, en especial la ejercida contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad y contra toda persona en situación de desventaja o vulnerabilidad; idénticas medidas se tomarán contra la violencia, la esclavitud y la explotación sexual.

El Art. 81, dispone que la ley establecerá procedimientos especiales y expeditos para el juzgamiento y sanción de los delitos de violencia intrafamiliar, sexual, crímenes de odio y los que se cometan contra niñas, niños, adolescentes, jóvenes, personas con discapacidad, adultas mayores y personas que, por sus particularidades, requieren una mayor protección.

En el Art. 331, se prohíbe toda forma de discriminación, acoso o acto de violencia de cualquier índole, sea directa o indirecta, que afecte a las mujeres en el trabajo.

En el Art. 347, se establece como responsabilidad del Estado, erradicar todas las formas de violencia en el sistema educativo y velar por la integridad física, psicológica y sexual de las estudiantes y los estudiantes.

Y, por último en el Art. 393, se señala que el Estado garantizará la seguridad humana a través de políticas y acciones integradas, para asegurar la convivencia pacífica de las personas, promover una cultura de paz y prevenir las formas de violencia y discriminación y la comisión de infracciones y delitos.

Existen por tanto disposiciones constitucionales que nos protegen contra la violencia, veamos su esto se cumple en las leyes secundarias?

Datos – Realidades Ecuador

En marzo de 2012, el Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC, dio a conocer los resultados de la primera cuesta sobre violencia de género en el Ecuador. La encuesta aplicada 18800 hogares, a mujeres de más de 15 años, de las 24 provincias del país reveló los siguientes datos:1

 

Dra. Pilar Rassa Parra

 

1 www.inec.gob.ec