El Paro Nacional del Pueblo, un eslabón más de la resistencia

Asistimos a un momento complejo del correísmo, el régimen está en su peor momento, como resultado de la aplicación durante 8 años de una serie de políticas y acciones de contenido antipopular y del ejercicio autoritario, prepotente, perverso del poder, que provocaron el descontento entre los trabajadores, los docentes, estudiantes, padres de familia y el pueblo en general, descontento, angustia, impotencia represada durante muchos años por la práctica coercitiva, de amenaza  del régimen, pero llegó ahora a un punto que se desbordó tanto atropello. 

En todo este tiempo de imposición de un marco jurídico regresivo en derechos, han significado formas de despojo y saqueo de la escuálida economía de los ecuatorianos, esto ha generado una coyuntura, que hoy se refleja en la decisión de saltar de la movilización  en las calles, a un nivel superior d lucha y de resistencia que es el paro nacional del pueblo, esto es posible por la decisión de unificar los esfuerzos alrededor de los descontentos, que ha logrado canalizar y aglutinar a más sectores sociales populares en esta gran decisión que inicia el 13 de agosto de 2015.rosana palacios

¿Qué es el paro? Es la capacidad política de los trabajadores y el pueblo que se constituyen en una fuerza social capaz de actuar en el contexto y transformar desde  sus aspiraciones como seres humanos lo impuesto desde el poder. Por lo tanto no depende de una norma, de una ley, que le permite actuar o no actuar, no depende de la relación subordinada al Estado y al Derecho, es el ejercicio del poder que libera, una medición de fuerzas: la fuerza de la población descontenta, explotada, amenazada, frente a la fuerza de la derecha del presente unida a la derecha de la partidocracia  que tiene bajo su control el poder del Estado y de sus aparto. 

¿Por qué el régimen correísta dice que es ilegal?
 Porque a lo largo de la historia todo los regímenes, incluido el actual, no solo legislan sino que implementan toda clase de estrategias políticas, ideológicas  y represivas en contra el paro.

Las organizaciones políticas de izquierda como la UNE  con  gran responsabilidad trabaja en  la  preparación y desarrollo del paro, conoce que  no basta con un llamado para garantizar la participación masiva de los docentes  en esta nueva jornada; es necesario un trabajo serio en sindicatos, comunidades, barrios, aulas, etc. para discutir por qué y cómo vamos al paro. Esta lucha será la más importante acción levantada por el movimiento popular en los últimos años.