Las pugnas interimperialistas y la problemática de los jubilados

Presentamos nuestro saludo a los delegados internacionales y nacionales y solicitamos se nos permita entregar algunas ideas sobre la situación por la que atravesamos uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, los jubilados, no solamente en nuestro país, sino en todos los países del mundo, entre ellos los imperialismos norteamericano y chino.

Queremos desde esta tribuna internacionalista denunciar lo que ha venido haciendo el capitalismo a través de los tiempos, en relación con la población del mundo, así en 1766 y 1834 Thomas Malthus decía: “Un hombre que nace en un mundo ya ocupado, si sus padres no pueden alimentarlo y si la sociedad no necesita su trabajo, no tiene ningún derecho a reclamar ni la más mínima porción de alimento (de hecho ese hombre sobra) en el banquete de la naturaleza no se le ha reservado ningún cubierto. La naturaleza le ordena irse y no tarda mucho en cumplir su amenaza”1, así la naturaleza expoliadora del imperialismo, sea éste norteamericano o chino y de sus gobiernos títeres como el de Rafael Correa, han venido lesionando nuestro derechos a la supervivencia.19 Seminario Internacional

La situación de los jubilados en los países imperialistas

El envejecimiento de la población es un reto conocido. Y a eso dedica un extenso análisis el Fondo Monetario Internacional, siguiendo la tesis malthusiana, en un adelanto de los documentos de su cumbre semestral. Lo que llama la atención es la agresividad y crudeza con la que pone de relieve el problema. El Fondo reclama, entre otras medidas, que se recorten las prestaciones y se retrase la edad de jubilación ante "el riesgo de que la gente viva más de lo esperado". Y también propone soluciones de mercado para mitigar ese "riesgo".

Es lo que los economistas bajo la batuta del español José Viñals llaman “riesgo de longevidad”. Y dan una cifra para poner en contexto. “Si el promedio de vida aumenta tres años más de lo previsto para 2050, el coste del envejecimiento -que ya es enorme para los Gobiernos, las empresas, aseguradoras y particulares- aumentaría un 50%” en las economías avanzadas tomando como referencia el PIB de 2010.

Para los países emergentes, ese coste adicional sería del 25%. En términos absolutos, se disparará el coste previsto en decenas de billones de dólares a escala global. Eso supone una amenaza para sostenibilidad de las finanzas públicas al disparar los niveles de endeudamiento público en una proporción similar. En paralelo, es un riesgo para la solvencia de las entidades privadas.

Según ha explicado el propio Viñals en la rueda de prensa en la que ha presentado el informe, “vivir más es bueno, pero conlleva un riesgo financiero importante". "Nos va a costar más como individuos, a las corporaciones y a los Gobiernos. Por eso debemos preocuparnos ahora por los riesgos de la longevidad, para que los costes no nos atosiguen en el futuro”, ha comentado Viñals, responsable del departamento de Mercado de Capitales.

En 1750, la esperanza de vida en el momento del nacimiento en los países de la Europa occidental no llegaba a los 40 años. Desde 1900, siguió un incremento lineal hasta tocar los 80 en 2010. A escala global pasó de los 48 en 1950 hasta los 70 en el último año de referencia. Pero lo que cambia los cálculos, según el FMI es la esperanza de vida cuando se tiene 60 años.

En este caso pone como ejemplo los planes de pensiones privados en EE UU. “La empresas tendrían que multiplicar varias veces sus contribuciones para poder afrontar esos pasivos adicionales”, apunta. “Reconocer y mitigar este riesgo es un proceso que debe ponerse en marcha ahora”, remacha.

Tanto el sector público como el privado llevan años preparándose para amortiguar el impacto financiero del envejecimiento. Pero el FMI cree que se subestimó la evolución demográfica de la población y eso pesará “más de lo esperado” en un balance que en ambos casos están ya de por si debilitados. Eso, por tanto, amenaza con exacerbar su vulnerabilidad frente a otras crisis. Si el promedio de vida aumenta tres años más de lo previsto en 2050, el coste subiría un 50%” según José Viñals.

Christine Lagarde, directora gerente del FMI, quiere que la reunión de primavera en Washington sirva para mirar hacia delante. En este contexto, exige a los Gobiernos que reconozcan que el envejecimiento les puede crear un serio problema en el futuro y que es un riesgo. Para neutralizar sus efectos, recomienda combinar el aumento de la edad de la jubilación con otras medidas.

Para el retraso de la edad de jubilación, propone que se ligue a la esperanza de vida, de modo que el número de años en que los jubilados cobran la pensión no aumente. En la reciente reforma española del sistema de pensiones que retrasaba la edad de jubilación a los 67 años de forma progresiva ya se prevé un mecanismo de este tipo, llamado factor de sostenibilidad. Así, la ley prevé que las variables clave del sistema de pensiones (como la edad de jubilación) se revisen cada cinco años a partir de 2027 en función del aumento de la esperanza de vida.

Pero ese retraso no basta. El Fondo cree que hay que tomar más medidas y cita entre ellas el recorte de las pensiones, el aumento de las cotizaciones y la posibilidad de que los Estados contraten con aseguradoras privadas la cobertura de ese "riesgo de que la gente viva más de lo esperado".

Así, el informe de estabilidad financiera plantea que se recurra a los mercados de capitales para que se transfiera el riesgo de la longevidad de los planes de pensiones a las instituciones que tienen más capacidad para gestionarlo.

Los economistas del organismo plantean también que los propios individuos aumenten su ahorro a través de planes de pensiones, recomienda que se facilite o incluso obligue a contratar rentas vitalicias y también apoya el uso de las hipotecas inversas, por las que la casa en propiedad se entrega en el momento de fallecimiento a cambio de recibir hasta ese momento una renta por ella.

El Fondo también pide más transparencia a los países a la hora de informar sobre la tendencia del envejecimiento y como se están preparando para financiar la jubilación.

El FMI concluye recordando que todas estas reformas “tardarán años en dar fruto” y cualquier retraso en el proceso dificultará hacer frente al reto como es debido. “Prestar atención al envejecimiento de la población y al riesgo de la longevidad adicional forma parte del conjunto de reformas necesarias para restaurar la confianza en la viabilidad de los balances del sector público y privado”, remacha.

Taro Aso, responsable del área económica en el Japón, pidió a los ancianos del país que "se den prisa en morir" para que de esta manera el Estado no tenga que pagar su atención médica. Dichas declaraciones han sido recibidas como un insulto en un país con una sensibilidad especial hacia la tercera edad y donde casi una cuarta parte de sus 128 millones de habitantes son mayores de 60 años. Se calcula que la proporción aumentará hasta el 40% en los próximos 50 años.

"Dios no quiera que ustedes se vean obligados a vivir cuando quieran morir. Yo me despertaría sintiéndome mal sabiendo que todo [el tratamiento] está pagado por el Gobierno", dijo Aso durante una reunión del Consejo Nacional sobre la reforma de la Seguridad Social, según informa el diario británico 'The Guardian'. "El problema no se resolverá a menos que ustedes se den prisa en morir", remachó.

Aso, de 72 años de edad y que también ejerce como viceprimer ministro, se mostró personalmente en contra de los cuidados paliativos. "Yo no necesito ese tipo de atención", enfatizó el dirigente en declaraciones citadas por la prensa local, agregando incluso que ha escrito una nota en la que instruye a su familia para, llegado el momento, no prolongar su vida con tratamiento médico.

El ministro fue un poco más allá en su ofensa al referirse a los ancianos que ya no pueden alimentarse a sí mismos como "gente de tubo". Aso añadió que el Ministerio de Salud y Bienestar es "muy consciente de que cuesta varias decenas de millones de yenes" al mes el tratamiento de un solo paciente en las etapas finales de la vida.

El cuidado de las personas mayores es un reto importante para Japón. Según un informe hecho público, el número de hogares que reciben asistencia social, que incluyen a algún miembro de 65 años o mayores, se cifra en más de 678.000, aproximadamente el 40% del total.

El país también debe hacer frente a un aumento del número de personas que mueren solas, la mayoría ancianos. Más de 4,5 millones de mayores vivían solos en 2010, y el número de los que murieron en el hogar aumentaron un 61% entre 2003 y 2010, según la Oficina de Bienestar Social y Salud Pública.

Aso, quien se ha mostrado propenso a cometer deslices verbales a lo largo de su carrera política, intentó aclarar más tarde sus comentarios. El ministro reconoció que su lenguaje había sido "inadecuado" en un foro público e insistió en que estaba hablando sólo de sus preferencias.

"Dije lo que personalmente creo, no cómo el sistema de atención médica para los últimos años de vida debería ser", apuntó a la prensa. "Es importante que usted sea capaz de pasar los últimos días de su vida en paz".

No es la primera vez que Aso, uno de los de los políticos más ricos de Japón, ha cuestionado el deber del Estado en relación a la población anciana. En 2008, mientras ejercía como primer ministro, calificó de "chochos" a los pensionistas que deben cuidar mejor de su salud.

"Veo a gente de 67 o 68 años constantemente ir al médico", soltó en una reunión de economistas. "¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo? Yo ando todos los días y hago otras cosas, pero yo voy a pagar más impuestos".

Mientras que en Estados Unidos, el 46 % de los jubilados estadounidenses tienen tan solo $10 mil o menos ahorrados al morir, según un informe reciente que cita hoy la página web del sitio especializado en finanzasMarketWatch.

Pese a esa escasez de recursos, James Poterba, profesor de economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y coautor del estudio, comentó en declaraciones a MarketWatch que "eso no significa que su nivel de vida sea muy bajo".

La investigación mostró que mientras algunos jubilados viven justo en el nivel o por debajo del nivel de pobreza, otros disfrutan de buena salud y riqueza, y otros tienen pocos ahorros pero cuentan con un ingreso decente.

El estudio observó la situación de los jubilados desde 1993 a 2008 y sus conclusiones, según dijo Poterba, muestran que la capacidad de esos hogares para absorber imprevisto como un gasto médico sustancial puede ser limitada.

"No tienen muchos activos líquidos que puedan usar", afirmó el experto.

Cuando se mide el patrimonio neto, incluidos los ahorros, el patrimonio inmobiliario adquirido, el valor de los beneficios de Seguro Social y las pensiones, el panorama financiero de los jubilados cuando mueren no es tan penoso.

Los que vivían solos cuando murieron tenían activos promedio de unos $142 mil y aquellos cuyos cónyuges habían muerto antes tenían activos promedio de $253 mil, según el estudio.

"No se puede generalizar afirmando que los ancianos viven tribulaciones financieras, o que los ancianos la pasan bien", dijo Poterba. "Hay muchas variaciones dentro del grupo", agregó.

"Hay, claramente, un grupo de hogares que tienen ingresos relativamente bajos y activos financieros también bajos -añadió-. En el otro extremo está un grupo que tiene activos financieros más que suficientes para enfrentar cualquier contratiempo".

La generación del baby boom -personas nacidas en la época de la posguerra- se enfrenta a uno de los mayores retos de la historia en lo que a jubilación se refiere. Debido a la disminución de las pensiones estatales, una mayor esperanza de vida y una mayor concienciación sobre la necesidad de tener suficientes ahorros para la jubilación, los baby boomers de todo el mundo tendrán problemas similares. Sin embargo, las diferentes generaciones de baby boomers en el mundo afrontarán estas dificultades en distintos momentos. Estados Unidos será el primer país en llegar al punto álgido de baby boomers en edad de jubilación en el año 2020, por lo que actuarán como referente para el resto de naciones. Europa le seguirá unos años más tarde. El nuevo Pulso Demográfico Allianz muestra que la diferencia entre el momento de más baby boomers en edad de jubilación en EE.UU y China será de aproximadamente 30 años. "La evolución actual de EE.UU. puede servir para anticipar los retos que otras naciones tendrán que afrontar en los próximos años. Nuestro último Pulso Demográfico Allianz proporciona un análisis de esta bomba de relojería demográfica", comenta Jay Ralph, miembro del Consejo de Allianz SE y responsable para NAFTA (Estados Unidos, México, Canadá).

"La magnitud de los baby boomers en edad de jubilación provocará un aumento significativo del número de personas que dependen de las contribuciones de la población activa. La sobrecarga de las finanzas públicas y una mayor esperanza de vida supondrán una dura realidad para los jubilados, las empresas y los gobiernos", comenta Jay Ralph. La mayoría de ciudadanos estadounidenses (el 92%) cree que estamos ante una inminente crisis de las jubilaciones, según el último estudio de Allianz Life en Estados Unidos, llamado "Reclaiming the Future" (Recuperar el Futuro) basado en una encuesta a más de 3.200 ciudadanos americanos de entre 44 y 75 años.

En lo que respecta a China, los ahorros de la población china, gran parte de la cual todavía no tiene acceso a un sistema de pensiones, les alcanzan únicamente para financiar la mitad de su jubilación, por lo que, con su nivel de ahorro actual, se quedarían sin fondos para el resto de su vida.

Por mucho que haya liberalizado la economía y modernizado la sociedad, al régimen chino se le siguen escapando sus ramalazos autoritarios. El último ejemplo ha sido regular los bailes en las plazas y parques públicos, donde se reúnen legiones de jubilados, sobre todo mujeres de avanzada edad, para matar las horas danzando al son de una música, por lo general, estrepitosa.

Con el fin de controlar tan ruidoso ajetreo, que suele molestar a los vecinos de las plazas e incluso ha provocado alguno que otro rifirrafe, las autoridades chinas han establecido doce coreografías que las bailarinas callejeras deberán aprenderse. Durante los próximos cinco meses, más de 600 monitores recorrerán 31 provincias para enseñarles estos nuevos pasos de baile, que seguirán el ritmo de éxitos musicales en mandarín como «Pequeña manzana», un auténtico fenómeno en internet, y populares canciones patrióticas de la época de Mao.

«El baile en las plazas representa el aspecto colectivo de la cultura china, pero ahora parece que el exceso de entusiasmo de sus participantes ha traído disputas sobre el ruido y los lugares que eligen. Así que tenemos que encauzarlo con regulaciones y estándares nacionales», ha justificado Liu Guoyong, jefe del Departamento de Gimnasia Masiva de la Administración de Deportes, según informa el diario «China Daily».

Durante los últimos años, la abundancia de «abuelas bailarinas»–como se conoce en China a estos grupos– ha suscitado las protestas de los vecinos de las plazas y jardines donde danzan, que han llegado incluso a enfrentarse a ellas. Hastiado por el ruido de sus altavoces, un hombre intentó ahuyentarlas disparando al aire en Pekín en 2013, mientras que otros vecinos airados les arrojaron bolsas con heces desde sus balcones en la ciudad de Wuhan, tal y como recuerda «The New York Times».

Aunque las autoridades pretenden así acabar con el ruido que forman las «abuelas bailarinas», el subdirector del Departamento de Asuntos Públicos del Ministerio de Cultura, Zhou Guanglian, reconoció que aún están por definir los límites para el volumen de la música, las horas en que estará permitido danzar en la calle y los lugares autorizados, ya que de momento solo se han anunciado las doce coreografías impuestas.

Por este motivo, numerosos internautas han criticado la medida, que consideran una intromisión del Gobierno en la vida privada de dichas mujeres. Aunque los bailes en las plazas son inofensivos políticamente, ya que muchos de ellos siguen el ritmo de viejos himnos revolucionarios del Partido Comunista, el autoritario régimen de Pekín se muestra siempre receloso de cualquier aglomeración ciudadana y ha lanzado una campaña contra los valores culturales «occidentales». Para convencer a las «abuelas bailarinas», los medios controlados por la propaganda llevan varios días advirtiéndoles de los riesgos para la salud que corren si no siguen las nuevas normas, que serán «sanas, bonitas, científicas e incluirán una amplia gama de danzas».

Y, al que no le guste bailar al son que manda Pekín, que se vaya con la música a otra parte. Es decir, a su casa.

El fuerte crecimiento económico chino experimentado en las últimas décadas ha ido acompañado de la creación de un sin número de nuevas iniciativas empresariales.

Sin embargo, ese espíritu empresarial en la segunda mayor economía del mundo no sólo está reservado para los jóvenes. Meng Fang Ning está en sus sesentas y es dueña y gerente de una empresa que vende por internet refrigerios y otros productos a clientes en toda China.

Cerca del 90 por ciento de los ciudadanos chinos reconocen estar preocupados por las posibles dificultades económicas tras su jubilación, según una encuesta elaborada por el periódico local “Diario de la Juventud de China” y el portal Sina.com.

La encuesta, realizada a 3.817 personas vía internet, indica que un 20 por ciento de los encuestados consideran que únicamente podrán confiar de forma parcial en una pensión gubernamental, mientras que un 50 por ciento supone que tendrá que mantenerse por su propia cuenta.

Asimismo, el 74 por ciento de los encuestados considera necesario que las autoridades concedan mayor importancia a las ayudas financieras para la población de la tercera edad con dificultades económicas.

Las estadísticas gubernamentales muestran que 140 millones de personas, un 11 por ciento de la población china, son mayores de 60 años en la actualidad.

La política de planificación familiar ejercida por el gobierno chino, que únicamente permite un hijo a las familias urbanas, supone un agravamiento de la situación de la tercera edad, ya que cada matrimonio podría tener que mantener a los cuatro padres una vez se jubilen estos.

De este hecho se deriva que un 60 por ciento de los encuestados reconocen sentir presión para ofrecer ayuda financiera a sus familiares jubilados.

Sin embargo, sólo un 10 por ciento manifiesta su deseo de vivir en residencias para la tercera edad, mientras que un 74 por ciento preferiría permanecer en su hogar con su cónyuge.

A pesar de ello, entre 14 y 18 millones de jubilados desean vivir en dichas residencias, pero éstas sólo cuentan con 1,5 millones de camas, de acuerdo con Tang Jun, secretario general del Instituto de Políticas Sociales de la Academia de Ciencias Sociales de China, quien no obstante reconoce que más del 20 por ciento de las plazas ofertadas en la actualidad permanecen disponibles debido a su alto coste.

Es decir, para el capitalismo rapaz, para el imperialismo, los viejos, los de la tercera edad somos una molestia, olvidándose de lo que hicimos por cada uno de nuestros países.

La situación de los jubilados en el Ecuador

El FMI pide bajar pensiones por “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. El organismo quiere que la edad de jubilación se ajuste con la esperanza de vida. Sus economistas proponen recorte de prestaciones y aumento de las cotizaciones. El Fondo plantea que las aseguradoras privadas cubran el riesgo de longevidad. Una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegó a Quito para revisar las cifras económicas del país. El grupo técnico visita el país en el contexto del mandato de asesoramiento que tiene el FMI con todos sus países miembros. Es lo que se llama la “consulta del artículo IV”, agregó el organismo. Estas ‘consultas’ son un procedimiento habitual del Fondo con todos sus países miembros para dar seguimiento de sus economías. El organismo visita los países -por lo general una vez al año- para intercambiar opiniones con los gobiernos y los bancos centrales. La idea de estas consultas es determinar si existen riesgos que amenazan la estabilidad interna y mundial que justifiquen ajustes de las políticas económicas o financieras. Los principales temas tratados son las políticas cambiaria, monetaria, fiscal y financiera y reformas macroeconómicas. Durante las misiones, el personal del FMI mantiene también reuniones con otros actores del país como legisladores, representantes del ­sector empresarial, sindicatos y sociedad civil, que ayudan a evaluar las políticas y perspectivas económicas del país. Al regresar a la sede, el personal técnico presenta al Directorio Ejecutivo del FMI un informe, que lo analiza y transmite a las autoridades del país, con lo cual concluye el proceso de consultas del artículo IV.

La pregunta que nos hacemos es sencilla, como el gobierno seudo izquierdista lleva adelante los dictados del FMI, sino afectando a los sectores más empobrecidos del país, entre ellos, los jubilados, sobre quienes ya se están aplicando las famosas recetas del Fondo Monetario Internacional.

Se señala que, pese a que el gobierno indicó que en el IESS existe superávit, para dejar de entregar el 40 % que aporta el Estado para las pensiones jubilares y la atención de salud, sin embargo el Fondo del IESS para jubilación atraviesa serios problemas. La pensión máxima de los jubilados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), que han aportado 40 años o más creció 70% en los últimos siete años.

Esta renta mensual se ubicó en USD 1 870 en el 2014, es decir, 5,5 veces más que el salario básico de un trabajador general, que fue de USD 340. La pensión mínima, para quienes hayan aportado 40 años o más, también creció en igual proporción, al pasar de USD 200, en el 2008 a USD 340 en el 2014.

El cálculo de la pensión que recibe un jubilado del IESS depende del tiempo de aportación y del monto de aporte que efectuó cuando era afiliado activo.

Anteriormente la Ley de Seguridad Social disponía que las jubilaciones se aumenten cada año entre 4,31% y 16,16%, según el monto (a menor pensión mayor aumento), ahora con la Ley de Injusticia Laboral, se fijó un aumento anual del 3 %, bajo la premisa del aumento de la inflación en ese mismo nivel.

Un informe interno de la Dirección Actuarial del IESS, presentado en agosto pasado a las cámaras de la producción, advierte que este incremento afecta “seriamente” a la sostenibilidad del Fondo de Pensiones con el que se pagan las rentas.

Esta cuenta se nutre con los aportes de los afiliados, que sumaron 2,9 millones hasta 2014 y con el 40% de contribución estatal.

Dicho informe sugiere subir el aporte del afiliado del 9,7% al 12,7% para sostener ese incremento.

Pero lo que sí es una realidad es que al término del año pasado, el Seguro desembolsó USD 2452 millones, por lo que para sostener este nivel de egreso con los consecuentes aumentos anuales a futuro deberán estar garantizados con los aportes y con la transferencia de los recursos estatales.

Ya en marzo del 2013, un estudio interno actuarial del IESS señaló que el aumento aprobado “no tiene sustento técnico” y elevaría el déficit actuarial en el Fondo de Pensiones a USD 11 224 millones en el año 2050.

El déficit actuarial significa que el IESS no tendrá dinero suficiente en el futuro para pagar las pensiones de sus asegurados, pues sus gastos serán mayores que sus ingresos.
Para cubrir este déficit o faltante de dinero, el IESS necesitaría recursos equivalentes a los ingresos petroleros del Fisco de dos años y medio.

Ese informe, avalado por la consultora Actuaria, sugería eliminar esta reforma. El IESS plantea fijar un techo a las pensiones jubilares altas. Una de las propuestas que estaría incluida en las reformas al Código de Seguridad Social sería el tope a las pensiones jubilares altas. Así lo dio a conocer Richard Espinosa, presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). “Cuando estoy hablando es básicamente y muy especialmente de aquellas pensiones que están bordeando los 1.960 dólares, casi los 2.000 dólares. Yo creo que hay que ponerles un límite, por lo menos por un tiempo determinado y eso habrá que debatirlo, discutirlo todavía”, dijo Espinosa a Ecuavisa.

Espinosa precisó que las reformas a la Ley de Seguridad Social serían entregadas a la Asamblea Nacional en los próximos meses. La pregunta al parecer tiene una respuesta fácil: el dinero que hay en el IESS es de los trabajadores y sus patronos que aportan al IESS y, para garantizar sus prestaciones, lo administra el BIESS. Es como el acertijo/broma de la infancia, con su obvia respuesta: “¿De qué color es el caballo blanco de Simón Bolívar?”. Sin embargo, en tiempos de la autoproclamada Revolución Ciudadana, el caballo blanco de Simón Bolívar no es blanco, ni los recursos que aportan los trabajadores para la seguridad no son prioritariamente para ellos ni para sus prestaciones sino para las necesidades del Estado ecuatoriano, más bien, lo que sea que el Gobierno defina que estas sean.

Hoy por hoy, el 43,8% de los recursos de los afiliados y jubilados se encuentra en manos del Estado, vía inversión o por dación en pago, es decir, a través de bonos o por fideicomisos en áreas estratégicas.

Pero esto no es suficiente, en los últimos meses, el Presidente, y detrás de él todos los asambleístas y autoridades correspondientes, han utilizado el discurso de la solidaridad y equidad en la seguridad social para presentar  reformas a leyes en materia laboral y de seguridad social que aumentarán las arcas del IESS/BIESS y la disponibilidad de recursos… para el Ejecutivo.

La primera Ley establece que los Fondos Complementarios de Pensión Cerrados, FCPC, pasen a ser controlados por el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. La segunda propone poner un “techo” a las utilidades que pueden percibir los trabajadores para que ese excedente se convierta en aporte para el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, y por lo tanto administrado también por el BIESS. La justificación para este recorte sería fondear el aseguramiento de las personas dedicadas al trabajo en el hogar.

Además de toda esta arremetida gubernamental del gobierno contra los jubilados, se atrevió a insultarnos públicamente en sus cansinas sabatinas, nos dijo que “El IESS puede optimizar y ajustar. Basta del lloriqueo de que no hacemos nada” Así mismo insultó a dos jubilados por percibir, según él, altísimas pensiones. Igualmente el Ministro del Interior José Serrano abochornó a un ciudadano por su edad. Tuvo la desfachatez de asaltar los fondos de los maestros, en donde depositamos nuestros dineros, y que incluso se nos entregó una cesantía mejor que la entregada en el IESS. Esa es la característica de este gobierno mal llamado de izquierda, que, igual que los países imperialistas, los jubilados somos una molestia para el presupuesto del Estado, no quiere reconocer la experiencia depositada para el desarrollo de nuestro país.

La respuesta combativa de los jubilados

De la denuncia y desenmascaramiento debemos pasar a la organización de los combates antiimperialistas, tener en cuenta que detrás de la patronal y del gobierno de Correa están los tentáculos de las potencias extranjeras, como Estados Unidos y China, por ello nos hemos organizado y tratado de unificarnos, por ello la Coordinadora de Maestros Jubilados del Ecuador convocamos a una Convención en el mes de enero de este año, donde logramos la conformación del Comité de Defensa del Seguro Social, donde confluimos jubilados maestros, de telecomunicaciones, del IESS, del Municipio del Distrito metropolitano de Quito, del Ministerio de Inclusión Social, de la Universidad Central del Ecuador, de los ferroviarios.

Estados Unidos y China de manera principal, pero naturalmente no nos quedamos solamente en la denuncia, sino que respondemos con la organización, unidad y lucha de quienes, ahora en la actualidad, dejamos nuestras trincheras de combate en las diversas organizaciones sociales, políticas y populares y ahora en las trincheras de la tercera edad, de los jubilados, quienes hemos sido golpeados por los gobiernos que se deben a los intereses de la burguesía y el imperialismo.

Pese a nuestras dolencias y enfermedades hemos participado en las exitosas y masivas marchas unitarias convocadas por el Colectivo de Organizaciones Sociales y Populares y estaremos presentes en cada ciudad por donde pase la Marcha de los pueblos y nacionalidades indígenas, así como en el Paro Nacional del Pueblo, del 13 de agosto en los locales del IESS para defender el patrimonio de los afiliados y jubilados, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Para las burguesías, para los imperialismos, para sus gobiernos títeres como el de Rafael Correa, los jubilados somos una molestia para sus presupuestos, sin embargo, para las organizaciones sociales y populares somos un sector con experiencia en la lucha y organización de nuestro pueblo. Uno nunca es viejo cuando tiene por qué luchar y ahora tenemos mucho por qué luchar, por nuestra propia supervivencia, por las futuras generaciones, a las cuales el gobierno correísta quiere sumirlo en la miseria, siguiendo los dictados de los imperialismos norteamericano y chino.

¡Viva el 19º Seminario Internacional!

¡Viva la lucha de los trabajadores y los pueblos!

¡Viva la lucha de los jubilados del mundo!

¡Viva el Paro Nacional del Pueblo!

Por la dignidad, la libertad y el derecho a la vida.

Coordinadora de Maestros Jubilados. 

 

  1. Thomas Robert Malthus. Clérigo Anglicano. Ideólogo del capitalismo. 1766-1834. “La población crece en progresión geométrica, mientras los alimentos crecen en progresión aritmética, por lo que la población se encuentra limitada a los medios de subsistencia”. Propuesta del mathusianismo: “Son buenas las guerras, las pestes, las epidemias”.

Haga clic aqui para unirse a la campaña solidaria mundial para UNE
 Apoyoa UNE

UNE recibe solidaridad

 

 UNE

Levantamiento popular en fotografías

 

 

mexico

Escuche este sábado a las 8:00h el   programa "El maestro y la comunidad"

 

A SALVAR

yasuni-itt

 recategorizacion a los profesores ecuatorianos

justicia

¿Justicia para su caso?

Reciba nuestra asesoría

libros

BIBLIOTECA
EMILIO UZCÁTEGUI

Audios y Videos

El_Educador, periódico unionista

http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.el educador 7gk-is-141.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.Educador6gk-is-141.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.El educador N5gk-is-141.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.El_educador_4gk-is-141.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.Educador 3gk-is-141.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.educador1gk-is-141.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Educador.ElEducador 2014-1gk-is-141.jpglink
«
»

UNE publicaciones

http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Libros.modulo de kichwagk-is-142.jpglink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Libros.ESTATUTO UNEgk-is-142.JPGlink
http://une.org.ec/modules/mod_image_show_gk4/cache/Publicaciones.Libros.portada_criticagk-is-142.jpglink
«
»
Loading…

Proyecto Navegar  Confederación de Establecimientos Educativos Católicos Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador    Agencia de Noticias Ecuador Libre Red Periódico Opción Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación Confederación de Mujeres Ecuatorianas por el Cambios Federación Unitaria de Asegurados al Seguro Social Campesino Unión General de Trabajadores del EcuadorCentral Hidroeléctrica SabanillaFondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano Universidad Técnica del Cotopaxi Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología Ministerio de Educación Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social Asamblea LegislativaOrganización Internacional del TrabajoInternacional de la EducaciónUnited Nations Educational, Scientific and Cultural Organization